LOS BENEFICIOS DE LA MÙSICA EN LOS NIÑOS

  • Con la música el niño, la niña mejora el desarrollo intelectual, motriz, sensorial, auditivo y del habla. No en vano, la etapa de alfabetización se ve mucho más estimulada. Se trata de un elemento fundamental en la primera etapa del sistema educativo pues, a estas edades el niño empieza a expresarse de formas distintas y ya es capaz de integrarse en la sociedad. La música le ayuda a asumir el cuidado de sí mismo y del entorno, así como a ampliar su mundo de relaciones.
  • Le ayuda a integrarse en la sociedad y a sentirse integrado.
  • Aumenta su autoestima y la seguridad en sí mismo, además de sentirse aceptado por los demás, en especial con aquellos con quien comparta las canciones.
  • Facilita el aprendizaje de otros idiomas.
  • Les ayuda a potenciar su memoria y su expresión corporal.
  • En su conducta social, los sonidos musicales ayudan al niño a convivir con sus compañeros así como a establecer una comunicación más armoniosa. Además de que a estas edades, la música y los ritmos les encantan, les dan seguridad emocional y confianza, pues las canciones infantiles les enseñan a compartir experiencias y conocimientos con otros niños.
  • Este tipo de canciones es además un gran estímulo durante el periodo de alfabetización de los pequeños: pues las sílabas son rimadas y repetitivas, y van acompañadas de gestos que se hacen al cantar. De este modo el niño mejora su forma de hablar y de entender el significado de cada palabra. Lo mismo ocurre en el aprendizaje de nuevos idiomas.
  • Por otro lado, incrementa su capacidad de concentración y de aprendizaje matemático. Las composiciones y los ritmos responden a unos sistemas matemáticos, de este modo el ritmo les ayuda a interiorizar el conocimiento numérico abstracto.
  • También tiene su efecto en la movilidad y la psico-motricidad de los pequeños. La música se ve estimulada la expresión corporal, pues pone en uso nuevos recursos al adaptar su movimiento corporal a los ritmos de diferentes obras, contribuyendo de esta forma a la potenciación del control rítmico de su cuerpo.
  • En definitiva, la música es uno de los estímulos más efectivos a la hora de favorecer la evolución y el aprendizaje, tanto psíquico cómo físico, de los niños. Incluso durante el embarazo, los médicos recomiendan estimular a los bebés con música para relajarlos.
  • Con la música, la expresión corporal del niño se ve mas estimulada. Utilizan nuevos recursos al adaptar su movimiento corporal a los ritmos de diferentes obras, contribuyendo de esta forma a la potenciación del control rítmico de su cuerpo. A través de la música, el niño puede mejorar su coordinación y combinar una serie de conductas. Túmbale boca arriba y muéveselos para que pueda bailar mientras que tú le cantas.
  • Le puedes cargar y abrazar en tu regazo entonando otros ritmos infantiles.
FacebookTuentiTwitterCompartir
Esta entrada fue publicada en Música. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario